Tenemos que creer lo que nos digan que creamos

No es casualidad que esté escribiendo esto justo el Domingo de Resurrección -o de Pascua en otros lugares-. Bueno, de hecho ya es Lunes, pero el punto es que acaba de pasar la Semana Santa. Una semana en la que la pasé muy bien en compañía de mis amigos y que tuve la oportunidad de conocer a un gran amigo que sólo conocía por internet. Pero mi familia me amargó un buen rato.

Todo eso de la Semana de pasión, reflexión y renacer hacia una nueva vida de arrepentimiento está bien, y no critico al que le tenga fé. Pero que tú no creas en eso y te amenacen con quitarte las salidas y el internet si no vas ya es muy diferente. Yo lo llamo hipocrecía. Y esa hipocrecía incrementa cuando sabes que el que te obliga a ir no había ido por convicción propia en años anteriores, sino que hace poco le entró ese fanatismo religioso por otros motivos -más que todo laborales-.

Y bueno, es así como terminé reflexionando sobre mi fé en medio del sermón en un idioma que no entiendo -latín- en una misa de 3 horas. Afortunadamente no me hicieron comulgar porque eso habría triplicado mi sentimiento de hipocrecía. Como si ir amenazada a esos rituales religiosos me hiciera creer más, cuando tiene el efecto exactamente contrario.

Ya he escrito sobre esto aquí. Y sigo así, creo en un ser superior, pero no en las prácticas que tal o cual religión se han inventado y considero que cada persona debería ser libre de escoger en qué creer. Pero no es así, la mayoría no son católicos porque creen sino porque así los críaron -como dijo Unik en su blog: por tradición más no por convicción-. Y alguien como yo, aún siendo mayor de edad, no es libre de creer en lo que quiera sino en lo que le digan. A pesar de que la Constitución y la misma Biblia dicen lo contrario.

En ese tiempo de tres horas de reflexión también pensé en que en mi carrera, siendo gran parte sobre Estudios Socioculturales, podría enfocarme un poco a las religiones, saber por qué en tal o cuál parte creen en esto o en aquello y cosas así, me parece un tema interesante, que si bien es muy polémico, es un buen tema de estudio.

También estuve investigando sobre el Budismo, que me llamó mucho la atención, porque más allá de tratarse sobre creer en un Dios, se trata de un estilo de vida, filosofía o sistema ético que te lleva a tener una vida mejor. Ya sé a dónde ir aquí en la ciudad si algún día quiero adentrarme más. Por ahora deserté de la idea, pero depronto más adelante vuelva a retomar.

Espero algún día poder creer lo que quiera, lo que escoga, sin temor a que me deshereden o algo similar.

Advertisements

4 thoughts on “Tenemos que creer lo que nos digan que creamos

  1. El Budismo…sip a mi me gusta mcuho, hace como cinco años estudie mucho esa religión y me gusto mucho finalmente no entre por qeu requeria acto de fé que no eran tan buenos para mi, pero de todo lo qeu leí aplique mucho para mi vida. Si te interesa yo conozco un centro budista (El centro yamantaka) y te puedo llevar. Es muy bueno que seas reflexiva..me gusto el post…

  2. Gracias hija, lo tendré en cuenta +.+se debería jose, pero no se puede.. depende del contexto toca aparentar en qué crees.. o bueno, así me pasa a mi

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s