Crónica de un sueño cumplido. Parte IV

Leer primera parte aquí. – Leer segunda parte aquí.  – Leer tercera parte aquí

Ya con visa en la mano, sólo quedaba esperar. Y les juro que desde esas 9 am hasta el momento que comenzó el evento, fueron los momentos más largos de mi vida.

El bus hacia Luxemburgo salía a las 8 pm, es decir que si quería llegar a tiempo debía salir de mi casa más o menos a las 7. No es que mi casa quede tan lejos, pero uno se debe acomodar a los horarios de los buses, y hacia la estación de tren es tomar bus y tram o caminar un rato. Pero hasta ahora eran las 9 am, entonces a falta de oficio me eché un rato a ver series mientras desayunaba.

Luego decidí invertir mi tiempo libre en algo un poco más útil, y pensé que debía hacer algo para entregarle a Jotacá. Me senté y le escribí una carta. Carta en la que le conté todo lo que ella había significado para mi, sobre HL, sobre HC, sobre el esfuerzo que estaba haciendo para verla, sobre como era un sueño vuelto realidad. Le agregué un par de detalles como una manilla de Colombia (hermosa, hecha con granos de café), una banderita, unos aretes hechos por artesanos colombianos y un par de cosas más que no recuerdo. Adjunté una nota explicando cada uno  y terminé.

Todavía era temprano, así que salí a la ciudad a comprar el tiquete hacia Luxemburgo y luego a mi librería favorita a comprar el libro de Jotacá. Siendo sincera me habría salido más barato comprarlo en Inglaterra, incluso dentro del evento, pero tenía que comenzarlo a leer, no podía llegar a la charla sin saber de qué se hablaba. Compré también un cuadernito para que sirviera de diario. Cuando llegó la hora, empecé a escribirlo.

Jueves 4 de Octubre de 2012
6:50 pm
Mi casa, Saarbrücken


Siendo las 6:50 pm me dispongo a salir. Tengo muchas expectativas sobre lo que se viene. Después de las dificultades con la visa (como siempre me sucede) hoy a las 9 am la tuve en mis manos y la realidad cayó sobre mi, no como un balde de agua fría, sino como una refrescante fuente. Han pasado casi 10 horas desde eso. Diez largas horas en las que la ansiedad se ha venido apoderando poco a poco de mi. Mis uñas ya no dan más, y eso ya es mucho decir. Tengo el corazón subiendo por la aorta, buscando el camino hacia la boca, de donde seguramente saldrá cuando tenga a mi ídola al frente. Cada vez que cierro los ojos es como si los párpados estuvieran pasando un film de lo que podrá ser ese momento. Solo espero que no sea en vano y que al menos me escuche por un momento. OJALÁ. Salgo ya.

Llegué con un poco de tiempo, y como no había comido desde el gigante desayuno, pasé por McDonalds a comprar algo para el camino. Definitivamente las hamburguesas de 1 euro salvan vidas. En la frontera lo publiqué por primera vez:

Jueves 4 de Octubre de 2012
8:46 pm
Bus hacia Luxemburgo


Sigo mordiéndome las uñas como si no hubiera mañana y pensando, pensando, pensando… imaginando… Diferences escenarios aparecen por mi cabeza mientras intento en vano mirar el paisaje fronterizo. La oscuridad me envuelve, pero no de una manera aplastante sino todo lo contrario, de forma alucinante, invitándome a seguir soñando, a dejarme perder en esta noche de otoño… Yo sólo sonrío con la mirada perdida y mi mente desdoblándose hacia otros mundos.

Por un momento intenté leer, pero aunque estoy intrigara por lo que pasará en el libro (su historia es envolvente), por primera vez en mi vida la intriga por lo que pasará en la realidad es mayor.

Así fui poco a poco cayendo en ese limbo donde ya no es posible reconocer si se está soñando o no, y caí dormida…

Advertisements

2 thoughts on “Crónica de un sueño cumplido. Parte IV

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s