Hogwarts Colombia. Más allá de la fantasía: los magos del mundo real

Los fanáticos de Harry Potter se reúnen desde hace 5 años en Bogotá para pasar tardes mágicas de diversión con otros jóvenes y adultos aficionados a la saga creada por la escritora británica J. K. Rowling.

 

HC

Son un poco más de las 5 de la tarde y suena el timbre de una casa. Adentro, una niña de nueve años, bajita, morena levanta la cabeza y una sonrisa ilumina su rostro. Lleva jean y una camisa roja con flores azules. Su cabello negro y largo se balancea mientras corre hacia la puerta. Allí aparece su mamá, recién llegada del trabajo, vestida con un sastre y tacones. Es su hora favorita del día. Una vez adentro, la mamá saca un libro amarillo con el título Harry Potter y la piedra filosofal. La niña se sienta en la sala con su hermano de siete años y su hermana de tres, como cada día, a escuchar un capítulo del libro.

Hoy, trece años después de aquella escena, me encuentro con Fernanda en la Biblioteca Virgilio Barco de Bogotá. Lleva una bufanda verde y plata, y una varita en la mano mientras toma un té de durazno.

– Desde entonces soy fan – dice. – Después de eso me regalaron La cámara secreta (el segundo libro) de navidad y me lo leí en dos días, y así seguí con cada uno de los siete libros. Veía las películas el día del estreno y me la pasaba horas en internet, en una página llamada HarryLatino.com, hablando con otros fans de Latinoamérica y España.

Ella es una de las millones de fanáticos que tiene la saga del mago alrededor del mundo. Hace cinco años, después de un buen tiempo hablando por chat con personas que compartían su afición en todo el continente y por medio de la página que visitaba con frecuencia, fundó el club de fans de Harry Potter más grande del país: Hogwarts Colombia.

– Hace un tiempo, un grupo de usuarios de Montevideo, en Uruguay, se reunieron para quebrar las fronteras del chat y concretar su amistad en vivo y en directo. Luego ese grupo fue creciendo y decidieron ponerle nombre. Así nació HL Uruguay – cuenta Victor Aballay, un chileno conocido como ‘Vito’, quien dirigía HarryLatino en ese entonces. – De ahí surgió la idea de crear un espacio llamado HL Local en el que pedíamos a los fans de todo el continente formalizar grupos por ciudades y reportarlos en la página.

Es así como a principios de 2008 salió en esta página web una noticia convocando a los fanáticos bogotanos a reunirse en el centro comercial Gran Estación el 9 de Febrero a las 3 de la tarde.

– Yo pensé que iban a ir dos o tres gatos… ¡Y fueron casi 60 personas! Quedé muy sorprendida, casi sin saber qué hacer, pero el ambiente era muy chévere y ese día nos organizamos en casas y pusimos fecha para una próxima reunión. – cuenta Fernanda.

La saga de Harry Potter, compuesta por siete libros y ocho películas, ha roto varios récords desde el lanzamiento de su primer volumen en 1997. Sus libros han vendido más de 450 millones de copias, han sido traducido a más de 67 idiomas y actualmente se venden en más de 200 países. El último de ellos, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, publicado el 21 de Julio de 2007, rompió el récord Guiness al libro más rápidamente vendido: 8.3 millones de copias en 24 horas. Las películas no se quedan atrás. La última de ellas recaudó $169,189,427 dólares en el fin de semana de estreno en 2011 y según el portal Box Office Mojo, el total de ingresos de la saga en cines alrededor del mundo es hasta el momento de 2.390.031.596 millones de dólares. Según la revista especializada Forbes, J. K. Rowling, escritora y creadora de la historia, es más rica que la reina de Inglaterra. Además Warner Bros, la compañía que compró los derechos del nombre Harry Potter y todos sus usos en 1998, no ha desaprovechado para vender merchandising: desde túnicas y varitas hasta cerveza de mantequilla, la bebida que toman los magos en los libros.

La historia, a grandes rasgos, trata sobre un joven huérfano que descubre que tiene poderes mágicos y termina asistiendo a un colegio de magia, en el que hay cuatro casas (o escuelas en las que se dividen los estudiantes); Gryffindor, Ravenclaw, Hufflepuff y Slytherin. El grupo colombiano está dividido en los mismos cuatro subgrupos, y cada nuevo miembro es sorteado con un test de personalidad en una de ellas, que tiene su propio jefe y ayudantes –que son conocidos como prefectos-. Juntos compiten a lo largo del año por puntos en las reuniones mensuales y actividades por internet para ganar la Copa de las Casas. Los participantes son niños desde 8 años y la persona más grande tiene 35 pero el grueso de la población está entre los 17 y los 23 años.

-Desde Febrero de 2008 nos reunimos una vez al mes en la Biblioteca Virgilio Barco para jugar Quidditch, o cualquier juego del mundo de Harry Potter y tenemos actividades como de lectura, concursos que organizamos y también hacemos fiestas para generar fondos – dice José Guzmán, uno de los jefes – Cada uno tiene un trabajo y es como un hobbie más. El slogan que usamos es “más que amigos, una gran familia”, más que todo la finalidad es divertirnos, como olvidarnos de los problemas y pasarla bien, organizar actividades donde los muchachos se diviertan y tengan otras salidas diferentes a estudio o a las cosas que hay por ahí malas.

De las páginas a la acción

El prado que hay frente a la Biblioteca parece un verdadero campo de Quidditch, el deporte favorito de los magos en la historia. Tres aros, sostenidos sobre un palo cada uno, se imponen a cada lado del campo. Hoy juegan Hufflepuff contra Ravenclaw. Hay siete jugadores en el campo por cada equipo: un guardián (que vigila los aros, algo así como el arquero en fútbol), tres cazadores (que anotan), dos golpeadores (que ponchan a los cazadores) y un buscador (encargado de buscar una pequeña pelota conocida como snitch, que da fin al juego y 150 puntos al que la atrape). Cada posición tiene una función específica que demanda gran concentración. Además, se complica en tanto hay tres tipos de pelota en juego: la quaffle (para anotar), la bludger (para ponchar) y la snitch. Al contrario de lo que mucha gente cree, no se juega montando sobre escobas, pues además de ser un tanto ridículo, es complicado y bastante peligroso.

quidditch

El pito suena y los cazadores, los de un equipo van vestidos de azul y los otros de amarillo, salen corriendo con la quaffle para intentar anotar. Los visitantes de la biblioteca, jóvenes y adultos, se quedan parados al borde de la cancha, impresionados por el espectáculo. Aunque parezca un juego poco serio, la verdad es un deporte que requiere de esfuerzo físico, trabajo en equipo y estrategia. Tanta popularidad ha adquirido alrededor del mundo, que en Estados Unidos incluso tienen una liga a nivel universitario. Para dar una idea del tamaño de los eventos, la 5° Copa Mundial tuvo lugar en Nueva York y convocó a casi 1600 jugadores de 4 países (Islandia, Finlandia, Canadá y el anfitrión Estados Unidos) para realizar 300 juegos en 9 campos durante 2 días de noviembre de 2011, y sus más celebres jugadores realizaron un partido de exhibición en Londres, en el marco de los Juegos Olímpicos de 2012 en la misma ciudad.

Pero además del Quidditch, en otro lado del gran prado de la Biblioteca juegan trivias. En esta actividad no hay juego físico, sino rapidez mental, y los puntos no se anotan con pelotas sino con preguntas. Hoy los jugadores de Gryffindor y Slytherin están parados en una línea recta, cada uno con papel y lápiz en la mano y muy atentos al árbitro, quien está a unos tres metros de ellos.

– Pregunta para cazadores: ¿Cuál es el nombre completo de Dumbledore? –grita el árbitro.

Los cazadores de ambos equipos se apresuran a escribir la respuesta y salen corriendo a entregársela al árbitro. El más rápido es un chico alto de pelo negro, corto y desordenado, con gafas y una camiseta verde.

– Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore.

– ¡10 puntos para Slytherin!

Pero estas son sólo algunas de las actividades que hacen en el grupo. La Biblioteca Virgilio Barco se ha convertido en Azkaban, la prisión de los magos malvados, en la Cámara Secreta, y en el Ministerio de Magia para ambientar las reuniones de Hogwarts Colombia. Y aparte de las reuniones, los miembros de este club se encuentran en los estrenos de las películas, vestidos con sus túnicas y varitas, y rifando pósters o artículos relacionados con la saga a todo aquel que se encuentre cerca de la sala de cine.

Además, no todo se reduce a los encuentros oficiales del club de fans. Sus miembros han entablado un estrecho vínculo de amistad, se hablan a diario y se ven aparte para ver películas, ir a fiestas, celebrar cumpleaños o incluso discutir sobre el futuro del grupo o de las últimas novedades del mundo de Harry Potter.

-Lo más significativo que tienen estos grupos es que permiten desarrollar gustos, aptitudes y a la vez permiten encontrarse con amigos – dice Natalia Jiménez, directora del grupo –a mí se me hace que ayuda a desarrollar la personalidad, ayuda a la gente, incluso a uno mismo.

El fenómeno de Harry Potter no se ha limitado a la capital del país, aunque esta es la ciudad más activa. El grupo en Bogotá cuenta con 470 usuarios registrados en su página de Facebook y más de 30 miembros activos en cada reunión.

-Al principio era sólo Bogotá, pero con el tiempo se fueron abriendo sedes en diferentes ciudades del país. Fans de Medellín, Cali, Bucaramanga se contactaban conmigo con la intención de hacer lo mismo que hacíamos en Bogotá, así fueron surgiendo. Hoy en día estamos en 12 ciudades del país: Bogotá, Medellín, Cali, Manizales, Bucaramanga, Cúcuta, Ibagué, Barranquilla, Cartagena, Armenia, Popayán y Tunja. – cuenta Fernanda.

Los aficionados, además, trabajan de la mano con Ollivanders, una tienda de merchandising de Harry Potter en Colombia, que trae desde Estados Unidos los artículos que todo fan desea: las legendarias varitas de cada uno de los personajes, figuras de acción, réplicas de la joyería, libros, túnicas, uniformes, entre otros.

Uno de miles

Hogwarts Colombia es sólo un pequeño átomo de todo el universo fandom (como se denomina a una comunidad de seguidores de alguna persona, pasatiempo o fenómeno en particular) de Harry Potter. Los fans además de expresar su fanatismo en sitios web y grupos, lo hacen por medio de fanfictions, podcasts, fanarts, cosplay y hasta un género musical propio denominado Wizard Rock. Los fanfictions son historias basadas en la serie, pero escritas por los seguidores y distribuidas por internet. Fanart son imágenes, dibujos, pinturas o cualquier producción visual generalmente artística basada en personajes, lugares o situaciones de la saga. Podcast es algo así como una estación de radio, pero por internet, en el que varias personas hablan de un tema específico, en este caso puede ser del lanzamiento del próximo libre. Cosplay es cuando los fans usan disfraces, accesorios y trajes que representan un persona específico y mientras están disfrazados actúan como ese personaje.

Pero Harry Potter no es el único fenómeno que tiene fandom. Lo que muchos no saben es que en el país abundan los grupos de fans que, así como los integrantes de Hogwarts Colombia, comparten sus gustos a través de las redes sociales y se reúnen a pasar un buen rato. Acá En Colombia existe, por ejemplo, Conexión Vampírica Colombia, que reúne amantes de la saga de Crepúsculo; Whovians Colombia, con seguidores de la serie de televisión británica Doctor Who; Mockingjay Colombia, con fanáticos de la saga de Los juegos del Hambre, entre muchos otros.

A ellos, se suman los fanáticos del manga, los comics y los superhéroes. Todos, de hecho, ya tienen un espacio en el que acostumbran a reunirse y compartir experiencias. Se trata del Salón del Ocio y la Fantasía (SOFA), evento anual realizado en Corferias desde el año 2009, que durante tres días congrega a miles de personas para disfrutar de concursos de cosplay, competencias de tiro con arco y diferentes espacios para conseguir todos los productos relacionados con el anime, la ciencia ficción y los videojuegos.

– SOFA es el punto de unión de los fandoms en Colombia, donde se pueden mostrar en público como son con sus aficiones sin miedo a ser juzgados por la gente ajena a esto. – cuenta David Guevara, quien hizo parte en la organización logística de la parte de videojuegos de esta convención.

La gran cantidad de personas que reúne el SOFA –más de 2000 en su última edición, en Noviembre de 2013- es muestra de la acogida que este tipo de tendencias tienen en el país. En esta convención, Hogwarts Colombia y comunidades de fans similares, realizan actividades relacionadas con los libros o los comics de su interés.

La gente suele conocer más a las llamadas tribus urbanas (como las de skin heads o punks), que llaman la atención por su forma de vestir y el gusto que comparten sus integrantes por el mismo género musical. Pero el número de seguidores que comunidades como Hogwarts Colombia tienen en las redes sociales está en aumento. Estos grupos representan un espacio de interacción distinto a los habituales y no están exentos de recibir comentarios negativos.

Muchas veces está presente el rechazo por lo diferente, que se hace evidente en los apodos usados para llamar a los integrantes. Es común escuchar a la gente hablar de los miembros de ciertas tribus urbanas como los rebeldes, los locos o los que buscan llamar la atención. Lo mismo ocurre con los fans de sagas como Harry Potter o Los Juegos del Hambre, y los de anime y superhéroes, que suelen ser llamados frikis o nerds por lo extravagante o inusual de sus aficiones.

– El rechazo a estos grupos existe, pero no es tan evidente como en países en que son más notables, como en el caso de Japón, donde a los otakus (fans de anime y manga) se les desprecia abiertamente. Como aquí no abundan, no a muchos les importa, de modo que es más una indiferencia presente y algunos sólo piensan que se están “tirando la vida” haciendo lo que les gusta, cuando podrían en realidad armar su vida alrededor de sus aficiones. – añade David.

A pesar de las críticas o reservas que muchos puedan tener ante este tipo de actividades, es un hecho que estos grupos brindan a sus integrantes la posibilidad de compartir con otros sus gustos e incluso de salir de la rutina y divertirse. Muchos los llaman asociales, pero nadie puede negar que se necesita una buena dosis de creatividad, otro poco de locura y sobretodo una gran personalidad para llevar a la realidad aquello que, únicamente, parece existir en los libros.

* Trabajo final que hice para la materia “Crónicas y Reportajes Periodísticos” en 2013-2. Es un reportaje basado más que todo en mi memoria (adivinen quién es Fernanda) y en entrevistas que encontré por internet. Fue un poco anacrónico para mi hacer este reportaje, pero también lindo y nostálgico. Además, es una buena forma de hacer que los muggles medio nos entiendan. Espero sus comentarios. Agradecimientos a José por editarlo.

Referencias:

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s