Falling in love with the Desert

It’s 6 pm and an orange color starts to paint the cloudless sky. I take a sip of my beer as I lay down on the grass on the top of the hill of the camping Lot 4. From here, framed with a background of palms, I can see my camping spot, along with a great number of cars, tents, canopies, and people chilling and enjoying free time the day before the festival begins. It’s perfection. I still can’t believe it: after months of planning and years of dreaming about it, I made it to Coachella.

© Celeste Rualizo‎, Redditchella.

I have high expectations, but after two hours of being actually inside the Empire Polo Fields, I have no doubt it will be the most amazing time of my life. The camping grounds are full of life and people are chilling in the hill or in their camps with their friends and neighbors. Or you could also walk through Lot 8, where there is are a lot of things to do: from an activities tent, a real-live futbolín, food, to the classic merchandise sal ($5 shirts from previous years!). Also, from 1 am, there is a silent disco, where there is no loud music, but the dj plays directly to the pair of headphones everyone gets.

Being from Colombia, it is very hard and expensive to attend this event. This is a one in a lifetime opportunity which I worked hardly to get, and I intend to make the most out of it. And so far on Thursday I have done it, even if entering the venue required a lot of patience.

The day passes by quicker than I would like, and before I notice, the festival starts.

The venue

As soon as the wristband reader shows me the green light allowing me to enter the venue, I get really surprised. I had been reading for months on the Redditchella Facebook group (if you are going, it is the most useful resource and greatest community) that you should get a bandana because the dust storms where strong, so I naturally expected a Desert full of sand (and the only desert I knew until then was Huacachina in Perú). But at midday on Friday, when they opened the gates and I was walking through the festival grounds with the enthusiasm of a kid who goes for the first time to Disney World, everything looked bright green. It might have been the excitement on my eyes, but the grass looked beautiful, the ferris wheel looked huge, the art installations looked very colorful and the whole atmosphere felt amazing.

 

First thing I did was riding the ferris wheel (tip: do it early when there is no line, I paid $10 but if you are one of the first 100 persons it’s free). From the heights, I could see the whole Empire Polo Club, enjoy the beautiful landscape of the valley, and get an idea of the distribution of things on the grounds.

Coachella has seven stages, named after deserts: Coachella (Main), Outdoor, Mojave, Gobi, Sahara, Yuma and Sonora, its newest addition. But additionally there is the DoLab, the Heineken House, the Absolut House and The Antarctic, a new stage/art installation from HP (more on that later). It has larg-scale art pieces, merchandising tents, record stores, beer gardens where you can only enter if you are 21+, general stores ($16 cigarettes was my more expensive purchase), a huge offer of food, water refill stations, the ferris wheel, H&M, Hewlett Packard where you could design and print your own bandana…

It is actually overwhelming.

The distances between stages were a bit long, but not traumatic. People were complaining because this year grounds were expanded due to the increase of capacity (from 99.000 to 125.000 persons), but I could move pretty well and fast between performances, even with the huge crowd. I guess I’m used to walk through the mud swamp and zombie apocalypse that is Estéreo Picnic (the biggest festival in my hometown Bogotá), so this was easier.

But not everything was that easy. Refilling water, for instance, was a nightmare. With temperatures above 32ºC and the constant movement, you had to stay hydrated. Water was free, but there were less refilling stations than shown on the map, the lines were long af and then the water was warm. You could end up wasting a lot of your precious time, as I did. It was better to sneak the water from the camp (it depended on the security guy, but worth to try), buy bottles of water (only $2 each) or refilling at the bathroom: as far as we could see, the pipes were not different. Also, you could use the occasion to go to actual toilets on the concrete stuff or on the trailers on the beer gardens, avoiding the porta potties for once.

Outdoor Theatre

After having my 4 bottles of water full and my bladder empty, I was ready to start getting to know the stages. I loved that in almost every stage I was confortable and had personal space to breath and dance. The main stage was huge and even being far I got coated by the sounds and images of the artists; plus, I loved the super high quality of the screens. Yuma and Sonora had conditioning air, so that was nice too; there you could lose the sense of time (as I did on Solomun) and at the same time cool yourself inside. Mojave and Gobi were small, yet enough for their performances, such as Richie Hawtin and New Order. But my favorite one was the Outdoor Theatre: it had a cozy atmosphere and there I got to watch Bastille and Hans Zimmer pretty close. Finally, Sahara was big and perfect for electronic music (visuals 360º!), but it was a struggle to get in and out (ask everyone who got their phone or wallet pickpocketed there). That’s why I didn’t get to enjoy performances there such as Empire of the Sun, Martin Garrix and Galantis.

But what stood up was the Hewlett-Packard stage/art installation. “Going to the Antarctic is like being on drugs” said one of my camping friends, “I felt I understood the whole existence”. It sums up pretty well the experience of going inside that huge dome, siting down and going through 10 minutes of psychedelic images and sounds that got into your mind. It was awesome both sober as well as with the senses altered. I watch it at least three times and enjoyed very much every one.

(Watch it on your phone or on a 360º device):

The concerts

Coachella stands out from other music festivals for its lineup that combines genres, making it appealing to diverse kinds of public. From rock and indie to electronic, and this year it was packed with rap, hip-hop and dancehall stuff that everyone was hyped about but it’s not my kind of music. I fail to see why Kendrick is called a genius and I didn’t like Bad and Boujee being played over and over as everyone invited Migos as guest, but I could enjoy the quota from the other genres. So, for example instead of Future (and Drake as guest) I was on Moderat, and instead of Dev (and The Weeknd) I was on Solomun.

There is so much to see and to do, that it is physically impossible to do it all. So the key to enjoying it is not to plan everything: keep in mind your absolute must-sees and then just go with the flow. Discover new music (my favorite discovery was Honne), walk through the fields, eat a spicy pie ($7 slice of pizza, cheapest food on the festival) or an ice cream/popsicle, even throw yourself in a shade and take a nap if you feel like it (I did it through Chicano Batman, best decision ever).

On Friday I was mind blown for second time this year by Richie Hawtin. I was literally in front row, absorbing every last bit of his new CLOSE show. It’s amazing how the guy reads his public and plays according to it, and it’s good to know that there is space on the festival for djs that make the beat in front of you, not just lame djs trying to get kids to jump.

The XX

After that, I was also amazed by Jaime, Romie Madley and Oliver. I have an emotional link with the XX, and its performance on the main stage was heartfelt and vibrant at the same time: you couldn’t not move through the transition from Shelter to Loud Places to On Hold, or want to cry in Fiction, Angels and the Romie solo version of Performance. They were a great opener for Radiohead.

I personally decided to buy the ticket when I saw Radiohead as a headliner. And its performance didn’t disappointed, even with the sound problems that forced them to leave not once, but three times. I actually feel good I was witnessing that moment. I was there! I couldn’t believe that in such a huge festival occurred worse sound problems than The Strokes had in Estéreo Picnic. My heart cringed when I seriously thought that Thom Yorke wouldn’t come back, and instead I got to hear him joking that “it was the aliens”. And it was actually a good thing that half of the people left, leaving the crowd with only the true Radiohead fans. It was the perfect public to watch the perfect setlist Radiohead played. We were all singing along to Idioteque, the popular Creep, through Paranoid Android and closing with Karma Police. I just couldn’t believe it. Came back to my tent and slept like a baby with a smile on my face.

Full day. Lots of conflicts.

Saturday was my favorite day, there were too many artists I wanted to see and they conflicted with each other. I started the day with Bastille and I was impressed with their  energy and the way its frontman Dan Smith engaged with the audience (fun fact: if you see the streaming/video you can watch me at the bottom left). Two Door Cinema Club was on the Main Stage at the same time, and I still caught I Can Talk, Sun and What You Know; but I liked them better in Bogotá.

But this day I actually didn’t follow my advise of not planning and had a busy schedule from 7:45 to 11:20 pm: Röyksopp – Moderat – Martin Garrix – Solomun – DJ Snake –

Moderat

Nicolas Jaar. I still don’t know how we managed to see and dance our asses off to all of them (a huge thanks to Lina!), but it’s a night I won’t forget in a long time. Apart from Garrix I loved them all: Moderat closing sequence from Reminder into Bad Kingdom was gold, DJ Snake’s trap sped me up, and I had goosebumps when he closed with my favorite song Middle. By the time I was in Jaar, who is undoubtably a fucking genius,  I couldn’t believe life was so beautiful.

At 11:20 closed Lady Gaga with a performance full of her hits Just Dance, Alejandro, Born This Way, Telephone, Applause, Poker Face, Bad Romance, the launch of her new song The Cure, a great version of Million Reasons and an acoustic The Edge of Glory. I hadn’t notice before how much I admire her.  And it was different than I imagined: I expected her to be crazier, and she had less dress changes than in the Super Bowl.

Sunday was my least busy day and that’s why I relaxed way too much. I ended up listening to Porter Robinson and Madeon from far away, but their last show was amazing, full of the love they have for each other and for their fans. When I heard Sad Machine it was too many emotions at the same time. Then, the whole crowd moved together to Hans Zimmer, proving that a live orchestra can be at (and even above) the level of the biggest names in popular and electronic music, even at a hype music festival as Coachella is. His set was as epic as it could be with Inception, Pirates of the Caribbean and The Dark Knight, he brought us all back to our childhood with The Lion King and he even invited Pharrel Williams to sing Freedom. I couldn’t believe I was in such a magic and unique moment.

In between, I managed to catch Tove Lo’s Cool Girl, Influence (with Wiz Khalifa), Talking Body and Habits – Stay high (I’m so in love with her), and Green Light from Lorde. And then Justice + New Order were the perfect way to close the festival. I couldn’t make it to Marshmello but I regret nothing, the set of Justice was too involving, with excellent mixes such as Newjack+Helix, Alakazam+Love S.O.S and Waters of Nazareth+We Are Your Friends. I got to New Order in Bizarre Love Triangle and it was the perfect continuation, the whole set kept me going until Love Will Tears Apart, even if they didn’t play Crystal (again!). I was totally satisfied and done for the night, but still watched two songs from Kendrick just to see what all the buzz was about, and I confirmed that it definitely is not my kind of music.

Off-festival

“I came here for the music, the artist are so good. But I realized this is actually a 24/7 party” said a peruvian friend with whom I was camping. That statement sums it up perfectly. You start drinking as soon as you get up: your breakfast is beer (in my case, with eggs and bacon, sandwich and fruit). Then you keep drinking beer or whatever drink there is. Remember, gates open at 12m, but interesting stuff start at 3 pm, so you have plenty of time to get wasted and sober on and on. And the sun was heavily heating, so it was a relieve to be able to stay in the camp cooling with something to drink and a good company.

“We go to a festival once a month” told me Alex, the nicest guy in the world, who let us camp in his tent. And apart from the envy that sentence produced in my, it meant he and the rest were very experienced in the camping and festival stuff.

Before Thursday, I hadn’t met any of the people I was camping with, except from Lina (my friend with whom I was going). It was a Megacamping of 11 cars with at least 2 people each, so more than 22 people in total. They were from all over the country (Los Angeles, Arizona, Texas, Seattle, New York, New Mexico) as well as from other countries (Mexico, Costa Rica, Perú, Switzerland and of course Colombia). We played beer pong all day long, we talked and laughed and cooked and drank and listened to music together. I couldn’t ask for better people to experience my first Coachella and I ended up with friends that I hope to visit when I can.

We arrived at 7:30 am on Thursday to get a space on Lot 8, closest to the entrance. But due to technical issues, after 3 hours of waiting we ended up in Lot 4, the worst according to everyone. The best, according to me (and my camping friends agree): we were close to the bathrooms, the charging stations, the market shuttles, the showers and we had a hill with a great view. The path to the entrance was long, but it gave me enough time to drink a beer and warm up with my friends. I did needed the bandana there to cover me from the sand, though.

The camping experience was way better than expected. I didn’t get cold at night, I slept pretty comfortable in my sleeping without air mattress, and my phone was always charged (so I could instagram/snapchat everything to my colombian friends). The thing I was most afraid of was the showers and they were surprisingly good: they were clean, the water was warm, they had enough space to change clothes, and the lines got long but you could avoid them by going at the right times. They even had sinks so you could wash your teeth and put your make up on. The porta potties, on the other side, were really bad. They were always dirty (even with flip flops and shorts inside!), never had toilet paper (always bring your own) and were really dark at night. If you are colombian, please thank the Estéreo Picnic staff for maintaining the porta potties clean and not in this mess.

But I wouldn’t change the camping for an expensive hotel/air bnb room that requires an expensive uber/taxi/shuttle every day and night, plus the traffic, plus the walk to the entrance, plus not meeting new people, plus just being quiet in your bed. If I come back, I would do it the same way again, camping is where you get the whole experience!

Overall experience

As far as music festivals goes, Coachella has a reputation for being the one to which people go because is the hype thing to do, rather than to enjoy the music. The rise of social media and the celebrity culture is especially fostered in this event (to actually see celebrities you need to buy the VIP ticket, though). Walking through the Polo grounds I could see that: people all over the place taking selfies, making their friends or partner take the perfect picture, or glued to their phones probably posting a Snapchat or Instagram. But I think there’s nothing wrong with it. True, It is the most hyped music festival in the world, but is organized to go beyond the music and giving people different reasons to buy the ticket. Besides, you can have the perfect Instagram pic and enjoy the music, they are not mutually exclusive. I personally could do both (special thanks to Lina who was patient enough to take my pictures!)

But everyone has a different experience, and the festival encourages it. The people that go to get the perfect pics are just as valid as the house and techno lovers than never go out of the DoLab / Yuma tent / Heineken House, or the ones that stay all day long on the beer gardens or even of those who get so high that end up not remembering half of the day.

At the end, we are all there to have a break from reality.

#Coachella2017 Day 2

A post shared by Lucía (@lucitable) on

I was so on a break from reality, that at one point my father sent me an article about the start of World War 3 and I didn’t care, I would have died as happy as I could be.

I have read very bad reviews of this years’ Coachella: that it was too crowded, that pickpockets were higher than ever, that the festival is losing its essence, that lines were too long, that it was very expensive… But my overall experience was very positive. I didn’t see of felt any of that. I loved going on Weekend 1: everything was a surprise, from the setlist to the guest appearances, grass was green and weather was bearable (word is on W2 there is no grass just sand, temperature rises +5ºC and people already watched the sets of the artists through the streaming of W1). I ended up just spending money on merchandising (a shirt and a hoodie with the lineup), because I had free accommodation, free ride and bought the food and beer before.

It was really hard to leave and as the car left behind the palms, I couldn’t help to think about the great concerts I got to go and the special people I met: those were 5 perfect days. I thought about how when I was preparing for the festival I saw the people going crazy. They go every year from all over the world. They pay VIP o Safari Tents. The go alone. They go BOTH weekends. As I read them I couldn’t help to think they were crazy or exaggerating. But now I get it. I totally understand it. I don’t know how I will struggle to not buy the tickets for next year. I fell in love with the Desert and there is not going back.

Advertisements

¡Hablemos sobre los acuerdos de paz en Colombia!

Por estos días ha reinado, tanto por las redes sociales como por el Mundo Real, el imperativo “¡Lean!”. Yo creo que este es el enfoque incorrecto, porque así uno sea amante de la lectura o quiera enterarse y se lea las 297 páginas del acuerdo puede no entender bien. Y no por idiota o por ignorante o por mala comprensión lectora, sino porque son temas muy densos y específicos que requieren de un conocimiento profundo de marcos normativos, historia del país, justicia transicional, contextos globales y locales, burocracia y política que no todo el mundo tiene.

Los acuerdos son, literalmente, una enumeración de cosas a implementar y hay resúmenes buenos, que sin entrar al detalle, describen lo que se acordó a grandes rasgos. No veo ningún problema en no leer las 297 páginas sino una de las diversas formas que están circulando:

1. Resumen en 18 páginas:
https://dl.dropboxusercontent.com/…/Resumen%20Acuerdo%20Fin…

2. Resumen de La Silla Vacía:
http://lasillavacia.com/silla-blanca
https://www.dropbox.com/…/SOBRE%20LOS%20ACUERDOS%20CON%20LA…

3. Audio: https://www.spreaker.com/…/lectura-del-acuerdo-de-paz-en-co…

4. Infografía: http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/…/abc…/index.html

5. Videos: https://www.youtube.com/playlist…

6. Cartilla de cómic: http://prensarural.org/spip/IMG/pdf/cartillapaz.pdf

7. Cartilla oficial: http://www.kas.de/wf/doc/12888-1442-4-30.pdf

8. Cartilla didáctica https://www.minjusticia.gov.co/…/Cartilla%20Acuerdo%20V%C3%…

9. ABC de los acuerdos: http://equipopazgobierno.presidencia.gov.co/…/abc-sobre-acu…

– las palomas no son blancas
http://www.laspalomasnosonblancas.com/#!blank-4/k0iaz

– lo que hemos logrado en la Habana:
http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/…/abc…/index.html

– los desatinados
https://youtu.be/ypZIc9RDnrk

A veces incluso leer los acuerdos completos confunde. Precisamente por la forma en la que está escrito el documento es fácil sacar frases sueltas, agregarle el número de la página y un mensaje inciendiario y así fomentar pánico. (al respecto ver: https://twitter.com/iShosholoza/status/769170856887148544)

Lo que sí veo grave es no preocuparse por entender el por qué se acordó eso y qué implicaciones tiene. Sobre cada uno de los seis puntos hay expertos que dedican su vida a entender bien el tema y que están más que felices de explicar con detalle por qué.

1. Desarrollo agrario:
– Dejemos de matarnos: https://www.youtube.com/watch?v=A5nPfNPUuaY
– OACP: https://www.youtube.com/watch?v=ZHLvVIT_FAU

2. Participación Política:
– Dejemos de matarnos: https://www.youtube.com/watch?time_continue=5&v=qXvpCI_EMrg
– OACP: https://www.youtube.com/watch?v=qj6CeBDkU-4

3. Fin del conflicto:
– http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/…/linea-de-tiemp…
– http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/…/Zonas-de-ubica…

4. Drogas ilícitas:
– Dejemos de matarnos: https://www.youtube.com/watch?v=oti6RatFhzE
– OACP: https://www.youtube.com/watch?v=Qjtq8irH5C0

5. Víctimas:
– Dejemos de matarnos: https://www.youtube.com/watch?v=Vh41cEjf4ec
– OACP: https://www.youtube.com/watch?v=O7JDOTualIU

También está su amigo el ñoño que felizmente se leyó los acuerdos apenas salieron y está muy dispuesto a charlárselos. Es más, ya está en una o más iniciativas para difundirlos.

Es claro que hay preocupaciones legítimas sobre uno o varios de los puntos, o sobre los acuerdos en general, más allá del “castrochavismo” y el “entregarle el país a la Far”, y es allí donde nos debemos concentrar , de forma constructiva y no insultándonos mutuamente.

Si a usted le da pereza leer los acuerdos dígalo con sinceridad, se supone que dentro de la cultura de paz no juzgamos. Si tiene alguna de las preocupaciones hágalo saber, que lo mejor es dialogar.

Yo todavía estoy en el proceso de entender bien lo que está allí escrito, pero con gusto me siento con usted a hablar del tema o lo contacto con el que sepa bien y me siento con usted a aprender del tema también.

Si es de los del no también me gustaría sentarme a escucharlo. No para convencerlo o para que me convenza, sino para que nos entendamos.

Invito a los de mi combo a hacer lo mismo, y en vez de exigir la lectura (de forma impositiva), fomentar la cultura de diálogo (de forma propositiva). ¡Hablemos!

Harry Potter y el guión maldito

Es un buen momento para ser fanático de Harry Potter. En noviembre comienza una nueva trilogía de películas y el pasado cumpleaños de su protagonista y su autora fue el lanzamiento mundial de la publicación del guión de Harry Potter and the Cursed Child, obra de teatro londinense que continúa las aventuras del ya no tan joven mago.

La expectativa por lo que es denominado “el octavo libro” fue enorme, con meses de imágenes y noticias de la obra de West End en redes sociales. Los fanáticos alrededor del mundo dieron la talla y organizaron eventos en todas las grandes ciudades para conmemorar; después de todo, habían pasado 9 años desde el lanzamiento del último libro.

Yo estuve en el lanzamiento de media noche en Bogotá, y volver a vivir todo el hype y la emoción junto con mis amigos para los que Harry también significa mucho fue increíble. Si soy sincera me emocionaba más el ambiente, hacer fila a media noche, Hedwigs Theme de fondo, estar rodeada de gente con alguna prenda alusiva a las casas de Hogwarts, que el libro en sí.

La lectura

tumblr_nwnzkgfaFg1uzswlz_og_1280

[ATENCIÓN SPOILERS]

Es la primera vez que me leo un guión completo. Había leído fragmentos en clases de Literatura, pero como para la mayoría de los lectores de Harry, el teatro no es un género común. Yo creo que esto lo hace más fácil y fluido de leer, pues sólo hay diálogos y descripción de los escenarios, nada de los pensamientos eternos de Harry.

Pero muchos no se sienten así. El marketing e incluso la portada del libro llevaron a fans ingenuos a creer que se trataba de una novela escrita por J.K. Rowling, cuando es un guión escrito por Jack Thorne. La página de Amazon del libro está llena de reviews diciendo que es una “decepción”, que “es el colmo que Rowling haya aprobado esto”, y que “la autora nos debe un LIBRO”.

Esta reacción es entendible, porque es indiscutible que The Cursed Child está escrito para ser visualmente atractivo más que para tener una narración envolvente. En pocas páginas se abarcan tantas cosas, historias y personajes que darían para otros 7 libros. Hay escenas que no tienen mucho sentido en la continuidad narrativa, pero entiendo lo entretenido que debe ser verlas, con los efectos especiales que dicen que hay (por ejemplo el enfrentamiento entre Harry y Draco). Muchas cosas quedan en el aire o se mencionan superficialmente (toda la juventud de Albus por ejemplo, o la muerte de Astoria) y definitivamente se nota que no es el estilo ni la voz de Jotacá a la que nos acostumbramos por tantos años.

En cuanto a los personajes, Scorpius y Albus están muy bien desarrollados y aprendemos a entenderlos, amarlos u odiarlos en la narración. En cambio a Rose y Lily no las alcanzamos a conocer y James sólo es nombrado. Harry es el mismo tonto de siempre (no importa la realidad ni la edad que tenga), pero no reconocí a Ron ni a Draco. Ron pareciera que hubiera heredado toda la personalidad de Fred y ya no fuera él. Draco lleno de miedos tontos y encerrándose en rumores falsos simplemente no es creíble. Hermione es aceptable, pero le falta para ser nuestra Hermione de siempre.

El uso de escenas y diálogos que ya habíamos leído en los libros fue un detalle hermoso que me conectó más con la historia. Además, es muy importante que no abandonara su esencia de la importancia de la amistad y que tuviera lugar en Hogwarts, con McGonagall, Neville, hasta Umbridge.

Pero me indignó todo lo que tiene que ver con Delphi. ¿Voldemort teniendo una hija? ¿Con Bellatrix? Claro, el mago más malvado del mundo también tiene derecho a divertirse, pero se nos enfatizó durante toda la saga que era incapaz de amar y que su único objetivo en la vida era ser inmortal y conquistar el mundo mágico. ¡Además no tuvo cuerpo como por 13 años! y Bellatrix estaba en Azkaban. ¿Escondió su embarazo? Simplemente no tiene sentido. Me paso que recurran al siempre infalible recurso de los viajes en el tiempo y las realidades alternativas, pero esto simplemente no.

En general la historia es divertida y mientras leía me invadía la nostalgia y alegría de volver al mundo mágico y me moría por ver la obra de teatro. Pero no pasa de ser simplemente un fan fiction con la bendición de Rowling.

Más que un libro

No es de sorprender, porque Jotacá comprende el mundo y la época en la que vivimos más que ningún otro autor. Por un lado, la producción de contenidos transmedia: su historia no se queda sólo 7 novelas y 8 películas, sino que hay videojuegos, fue pionera con la plataforma digital Pottermore, y tiene parques temáticos en varias ciudades. Harry Potter es todo un mundo. Además, sus lectores ya somos individuos con capacidad adquisitiva (léase un sueldo propio y no simples mesadas) y más que nunca es el momento de capitalizar nuestra nostalgia; Hollywood, Blink182, Netflix y demás ya lo están haciendo.

Pero lo más importante es lo fieles que somos los potterheads. Por mucho que me salte una vena cada vez que Jotacá salga con un nuevo canon en su Twitter o diga que ahora esta vez sí es el final de Harry Potter para luego salir con más, fui la primera en comprar el guión en preventa y todavía estoy endeudada de la última vez que fui al parque. Porque Harry Potter no es una simple historia, fue mi puerta hacia la literatura, fue donde conocí a mis amigos más cercanos y es parte fundamental de quien soy. Si hay algo que The Cursed Child prueba es que somos muchos.

Seis meses en la Gran Manzana – Capítulo II

Leer el Capítulo I

Capítulo II

1

Es increíble el poder de la música, especialmente cuando uno está así de sensible como yo en este momento. Escuchar una canción mueve todas las fibras del cuerpo. No soy experta en el tema, pero estoy segura que afecta nervios y regiones del cerebro que modifican nuestras actitudes. Con una canción puedo ponerme triste o feliz. Llevo desde el año pasado sin escuchar nada de música, ni en el transporte público, ni en la casa, ni cuando camino, ni en el trabajo, por miedo a que la melodía o letra de alguna canción me afecte demasiado. Pero ya he estado más de dos meses acá y creo que llegó el momento de reconciliarme con la música.

Mis días comienzan con la lectura del journal, donde dice todas las reuniones del día en la ONU, mientras como un desayuno sencillo que seguramente hice de afán. Un nuevo día de Zona Ganjah suena mientras camino a la estación del metro, que queda a 10 minutos de mi edificio. Estoy segura que esta canción es la responsable de mi cambio de actitud hacia la vida; hace que comience el día llena de energía y con una sonrisa.

Llego a la estación Jackson Hts/Roosevelt Av., una de las más grandes e importantes de Queens, que conecta 5 líneas diferentes. Al ritmo de Riptide de Vance Joy o Stolen Dance de Milky Chance me subo en un E dirección Manhattan y en 12 minutos estoy en la estación de mi oficina, que para mi desgracia y porque la vida es así, tiene escrito el apodo de mi ex en todas las paredes. A veces me toca subirme en un R y llego unos minutos tarde. De todas formas 9 am no es una mala hora para empezar la jornada laboral.

Me siento en mi puesto de trabajo, abro Spotify y Outlook y dejo sonar Sun is Shining de Axwell & Ingrosso o alguna de Robin Schulz como Waves Prayer in the C. Cada día es diferente, dependiendo de las reuniones que haya, los discursos que se deba preparar o los informes que tenga que hacer. Es un poco complicado tener dos jefes con temas distintos, así que depende también de lo que sea más prioritario. A veces paso todo el día en la oficina, a veces no salgo de salas de juntas en la ONU, a veces voy y vengo tres o cuatro veces.

Para saberlo, además del journal y la agenda de Outlook, voy todas las mañanas a las oficinas de mis jefes. Paola, joven, de mi estatura, muy fashion, me recibe siempre con un “Hola Luciíta” y una sonrisa antes de darme las tareas. Camilo, impecablemente vestido y peinado y protocolario como es típico en los diplomáticos de carrera, es más sistemático en la forma de decirme las prioridades. Él baja a fumar por lo menos 3 veces en la jornada laboral, ella también fuma pero no todos los días. A veces coincidimos y hablamos un rato con cigarro en mano. Son excelentes profesionales y personas que admiro mucho.

Me gusta que mis días no sean monótonos. Me gusta mantenerme ocupada y pensar en la política exterior colombiana o en los problemas de seguridad mundial. Además por fin dejé entrar a mi vida a tres personas muy especiales: una caleña, una paisa y una costeña se han vuelto mi familia acá (yo soy conocida como “la rola”). Ahora que el clima mejoró, cuando hay tiempo llevo mi almuerzo a Central Park y hacemos una especie de picnic en nuestro spot frente al lago, con Empire State of Mind de Jay Z y Alicia Keys de fondo. Esto relaja mucho para el trabajo en la tarde, que es largo. Además, en el primer piso de mi oficina está el único Juan Valdez de Nueva York, en donde a veces hacemos una pausa activa con café y almojábana o nevado. El trabajo nunca termina a las 6 pm en punto. Es más, muy pocas veces salgo antes de las 7.

2

La mayoría de practicantes compartimos como espacio de trabajo una oficina con 5 escritorios en el segundo piso del edificio. Otros 3 practicantes están en el quinto piso, en mitad de todos los demás diplomáticos y administrativos y el practicante restante está en la oficina de la Embajadora, junto a su asistente.

Es un alivio trabajar en el segundo piso, sin el estrés de estar todo el tiempo vigilada y con muy buena compañía. Además de la nuestra, allí hay tres oficinas más, semi-aisladas de nuestros 5 escritorios: dos de diplomáticos y la agregaduría de Policía. En el segundo piso también se encuentran Proexport / Procolombia / Procomosellameahora y las oficinas administrativas de Juan Valdez.

El ambiente del segundo piso es muy diferente al del quinto, a donde sólo tengo que ir cuando mis jefes me llaman. Normalmente hablamos, compartimos noticias, nos ayudamos con los trabajos, nos reímos, ponemos música (Lean on de Major LazerOutside de Calvin HarrisHabits de Tove Lo y muchas otras); aunque a veces también nos estresamos y tensionamos. De vez en cuando los policías llegan y arman la charla o piden ayuda con algo que no entienden en inglés. Nos llevamos muy bien además con los practicantes de Proexport y las gerentes de JV nos cogieron cariño al punto que de vez en cuando nos dan café gratis.

En cuanto al trabajo, hago de todo, desde escribir informes, ayudas de memoria y bullets, hacer traducciones, organizar carpetas e información de un tema específico, llamar a otras delegaciones para cuadrar reuniones bilaterales o asegurar su asistencia a eventos de Colombia, hasta transcribir reuniones, revivir la cuenta de twitter de la misión o editar la página de Wikipedia de la Embajadora. Kygo se convirtió en mi acompañante incondicional mientras hago todo esto; Stole the show es más o menos el himno de mi tusa, que contrasto con canciones que me dan una inmensa tranquilidad como FirestoneSexual Healing y Here for you.

En este tiempo me enamoré de la música electrónica, y, por muy rara que suene esta combinación, también me la paso escuchando reggae, como Un Deseo de Cultura ProféticaVibra positiva de Zona Ganjah y Donde no estás de Ganja. La presencia permanente de la música a través de estas canciones y la incondicionalidad de mis tres excelentes amigas, fue mi apoyo más grande para salir de la depresión y por fin considerarme una persona feliz.

3

La ONU queda a unas 20 cuadras de la Misión. Cuando hay tiempo y energía y hace buen clima voy y vuelvo caminando por la Lexington o la Tercera Avenida al ritmo de  Clarity de Zedd y Bad de David Guetta. De lo contrario, hay un bus que tarda como 10 minutos en recorrer ese tramo. Hay demasiadas reuniones al mismo tiempo, así que debo asegurarme de entrar en la sala de juntas (Conference Room – CR) que es. Me siento en el puesto de Colombia, en la silla de atrás si hay algún jefe, en la silla principal si no hay nadie más. Al ser practicante no estoy autorizada (y tampoco quiero tener la responsabilidad, gracias) para hablar en nombre de mi país, así que mi papel básicamente es sentarme, hacer presencia, escuchar los discursos e intervenciones de los demás países y tomar nota para después enviar un informe a Bogotá. Cuando hay negociaciones es muy chévere ver las diferentes posturas, pero también puede ser agotador tener que esperar horas a que se pongan de acuerdo en una coma o punto. Sin embargo, la mayoría de reuniones a las que voy son de innumerables discursos y funcionan de la siguiente manera: se prepara un discurso sobre el tema, que dure entre 3 y 5 minutos; se asegura de obtener un buen lugar en la lista de oradores (mi récord fue el puesto 13); el PR o DPR llega 10 minutos antes de su turno, lee el discurso, se queda 10 minutos después y se va. Uno ya sabe quién es diplomático y quién practicante y, normalmente, las salas están todo el día llenas es de interns. Es bueno socializar con ellos, así se puede intercambiar notas y esas cosas.

Al almuerzo hay un buffet por peso en el que la comida es buena y no muy cara. Uno aprende trucos para que salga más barato: el recipiente menos pesado, la bebida de dispensador y no en lata o botella, la cantidad adecuada de comida. Pero muchas veces los eventos tienen eventos paralelos (side-events) o hay eventos especiales con comida gratis. Esta es la alimentación básica de los practicantes que trabajamos gratis en una ciudad tan cara: nos pagan en cuatro tipos diferentes de sándwiches, papas de paquete o galleta, y una bebida. Después de almorzar uno se va a una sala llamada Qatar, que es tan cómoda y tiene una vista tan hermosa al Hudson, que muchos usan para echarse un motoso. También puede darse un paseo por los jardines, escuchando Photograph de Ed Sheeran, que en primavera y verano son hermosos. Así se coge energía para las reuniones de la tarde, que vuelven a comenzar normalmente a las 3 pm.

4

A medida que el atardecer se hace más tarde y la luz del sol está por más tiempo, más ganas y energía tengo de hacer diferentes cosas al salir del trabajo. En invierno por el clima (y mi actitud) normalmente iba directo a la casa a estar en Netflix debajo de las cobijas. Pero ahora salgo a caminar (¡incluso trotar!), a descubrir las calles y parques de esta maravillosa ciudad, o a comer o tomar cocteles con mis amigas a lo Sex and the City en un rooftop de Manhattan. Comida hindú, italiana, japonesa, o simplemente las geniales hamburguesas de Shake Shack, hay literalmente un mundo de posibilidades. A veces incluso las acompaño a ver tiendas de ropa, ¡yo!

Los viernes o sábados regularmente salimos a rumbear, ya sea a la Bomba Party (fiesta latina por excelencia que se hace mensual) o a alguna discoteca que esté de moda (probablemente en Meatpacking). Estas son The Nights de Avicii. Claro que a veces también nos quedamos en casa cantando las canciones de Caribefunk mientras nos arreglamos las uñas y hablamos, hablamos, hablamos.

Los fines de semana siempre también aprovecho para recorrer la ciudad. Imposible no cantar la canción de Mark Ronson y Bruno Mars cuando leo el “Uptown” en el metro. Hay tanto por conocer que los seis meses definitivamente no alcanzarán. Coger un ferry a Staten Island pasando por la estatua de la libertad, echarse en el pasto de Central Park a leer con cigarro en mano y jazz de fondo, caminar la Quinta Avenida, sentarse en Times Square a las 2 am (y quejarse de los turistas), bailar salsa en un Pier que da al Hudson, comerse un helado en Alphabet City, ver cine gratis al aire libre en Bryant Park, pasar por el Flatiron, estar un rato en Washington Square Park con todo el ambiente universitario de NYU, ir a los suburbios en Long Island a un asado lejos del agite de la ciudad, estar en una protesta en Union Square, cruzar a New Jersey y ver los rascacielos alejándose, caminar hacia arriba y hacia abajo el Highline, cruzar el puente de Brooklyn y llegar a Brooklyn Bridge Park a ver el atardecer sobre Manhattan, recorrer los barrios hipster de Williamsburg y Greenpoint pasando por los mercados de pulgas, hacer kayac gratis en el Hudson, quedarse anonadada con la gente que toca o baila en las estaciones de metro, hacer Brunch todos los fines de semana (¡con Mimosas ilimitadas!), recorrer museos, ir a una obra en Broadway, a ópera en el Lincoln Center o a un concierto en el Madison Square Garden, ver un partido de los Mets, de los Yankees, de los Rangers o de los Knicks, comer muchas alitas con cerveza, ir a Roosevelt Island en teleférico, subir al Rockefeller (mucho mejor que la vista desde el Empire State), escribir un ensayo en la Biblioteca Pública, ver fuegos artificiales desde el letrero de Pepsi-Cola, encontrar cerveza gratis en Battery Park, ir a festival de cine en Tribeca, entrar al Chelsea Market, ver el final de temporada de Game of Thrones en un bar, pasar horas en el metro, recorrer Governors Island en bicicleta, sentarse en Grand Central a ver a la gente pasar, perderse en las calles de este mundo en una ciudad y quedar simplemente asombrada.

Definitivamente amo Nueva York.

 

Seis meses en la Gran Manzana – Capítulo I

Me considero una persona de pocas palabras, de esas que hablan poco y escuchan mucho prestando atención a los detalles. Y como siento que no soy buena en cuanto a expresión oral, encuentro en las palabras escritas un medio de expresión hermoso, muy único y personal. Por eso siempre estoy escribiendo, aunque casi nunca lo publico precisamente por lo personal: desde hace un tiempo me incomoda revelar tanto sobre mi.

Hace años cargo un cuaderno de portada de los Beatles donde hago anotaciones de mis viajes. Ahí siguen plasmados mi año en Europa y mi mochileada por Perú que por cosas de la vida nunca publiqué aquí como prometí. Cuando no lo tengo a la mano abro la aplicación de Notas en mi celular. En un momento impulsivo de esos que suelen darme decidí usar ese material para hacer una de las cosas que más me apasionan en esta vida y que no he practicado lo suficiente: escribir crónicas. Así que aquí va mi enfrentamiento con esa incomodidad, en forma de narración de seis reveladores meses en mi vida.

Los nombres de todos los que aparecen en la historia han sido cambiados.

Capítulo I

1.

El avión aterriza un domingo a las 6 de la mañana en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Es la ciudad de mis sueños, que crecí viendo en mis series y películas favoritas y leyendo en innumerables narraciones ficticias y reales. Hoy me siento parte de una de esas narraciones, como si el correo que me avisaba que había sido seleccionada para realizar una pasantía en la delegación de Colombia ante la ONU fuera un mal chiste.

Por la ventana del taxi no puedo evitar quedar maravillada ante la blancura de las calles. Ya antes había visto y vivido la nieve, pero aquí le da un toque mágico al momento. Llego al que será mi hogar los próximos 6 meses, un edificio de ladrillos con escalera de incendios, en una cuadra de Queens donde todos los edificios son iguales. Concuerda totalmente con el imaginario de los edificios residenciales en esta ciudad. Mi habitación es grande, con cama doble, mesita de noche y televisor. Me siento afortunada de haber conseguido un lugar tan bueno a buen precio mientras acomodo todas mis pertenencias en los dos armarios y decoro las blancas paredes con una mandala y varias fotos.

Patricia, la dueña de la casa, me da la bienvenida medio dormida. Bajita, pelinegra y medio gordita, es de esas señoras que esperaría encontrar rezando el rosario con mis tías en la iglesia del barrio. Es una bogotana que llegó a Estados Unidos hace muchos años a trabajar en el consulado colombiano, y ahí se quedó hasta pensionarse. Se casó con un gringo, que paradójicamente ahora vive en Colombia para recibir tratamiento de una enfermedad renal grave, y con el que no tuvo hijos.

Como acomodó su cuarto en lo que asumo que era la sala, el espacio común que queda es poco. Sentadas en el pequeño comedor, bajo la mirada de Jesús y sus discípulos en un cuadro de la última cena, me explica las reglas de la casa: puedo llegar a la hora que sea siempre y cuando no haga ruido, no puedo invitar a nadie a dormir (“¡mucho menos hombres!”) y debo ser muy limpia, sobretodo en la cocina, de otro modo las cucarachas podrían aparecer. Pati, como me pide que la llame, habla con una ternura dura y esa primera noche me ofrece una sopita “para este frío tan tenaz”.

Mi primer día de trabajo, gracias a la burocracia de cancillería y de mi universidad, coincide con mi cumpleaños número 24. Yo nunca he salido u organizado grandes fiestas de cumpleaños, pero me gusta celebrar de alguna forma y pensar que es un día especial. Y aunque celebré con mi familia y amigas más cercanas antes de irme, es muy raro cumplir en un lugar lejano, rodeada de gente que no me conoce. ¿Qué hace uno en esa situación? ¿”Mucho gusto, me llamo Lucía y estoy cumpliendo años”? No es mi estilo. Tampoco es mi estilo llegar puntual, pero me toca de ahora en adelante. Saludo a varios de mis compañeros practicantes que ya conocía de la inducción en Bogotá y conozco al personal administrativo.

Hace un par de semanas me rompieron el corazón por primera vez en la vida y el clima parece reflejar mi tusa: la tormenta de nieve de ese día haría ver al vórtice polar como algo insignificante. El frío, la oscuridad y sobretodo una cantidad abrumadora de nieve invadieron la ciudad a tal punto que cerraron aeropuertos y pararon actividades en muchos lugares. Por esa razón, después de firmar el acta de inicio con fecha de 26 de enero, nos mandaron a la casa y nos dijeron que no regresáramos hasta el miércoles.

2.

El primer mes ha sido muy difícil. Me estoy adaptando a esta nueva vida. Ya sé cuál es la mejor ruta para caminar hacia la estación de metro y la hora a la que debo salir para llegar a tiempo. Sé más o menos los restaurantes que hay al rededor de la oficina o las cosas fáciles que puedo cocinar para llevar al almuerzo. Sé dónde puedo hacer mercado y cuánto gasto. Sé cada cuánto debo lavar ropa, afortunadamente en mi edificio hay un cuarto de lavandería.

La primera semana no hice nada de trabajo realmente. Los 9 practicantes estuvimos flotando por la oficina mientras esperábamos que nos asignaran jefe y nos dieran el carné para poder entrar a la instalaciones de la ONU. Ese tiempo lo pasamos bonding. Yo bondeé especialmente con Antonio, un diplomático que estaba a punto de terminar de trabajar allí, y de María, la encargada de la cocina.

Mis compañeros, así me acabaran de conocer, me compraron una torta y reunieron a todos para cantarme el cumpleaños. Esa fue la primera vez que estuvimos todos los funcionarios reunidos, y por lo tanto la oportunidad perfecta para hacer una presentación general. En la misión, aparte del personal administrativo (secretarias, recepcionista, señora de los tintos y conductor), hay 8 diplomáticos, 2 embajadores alternos (o DPR) y una jefe de misión, la embajadora – también llamada PR, léase en inglés: pi ar. Uno de nosotros iría a trabajar con ella y eso nos tenía atemorizados, porque según lo que nos habían contado, trabajar con ella es algo así como vivir en El Diablo Viste a la Moda. Ya me imaginaba yo a lo Anne Hathaway cargando su abrigo en una mano y un café hirviendo en la otra mientras me miraba de arriba a abajo por mi forma de vestir.

Finalmente el viernes me asignaron dos jefes: Paola, de la Cuarta Comisión (Política Especial y Descolonización, que incluye las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, más conocidas como “los cascos azules”); y Camilo, encargado de todo lo que tiene que ver con seguridad (drogas, terrorismo, trata de personas, entre muchos otros).

3

Odio Nueva York. Odio sus calles sucias, su basura, sus ratas y cucarachas. Odio al cantidad de gente, y que todos vayan de afán. Odio cuando la nieve se derrite y se pone negra y deja todo resbaloso. Odio no poder practicar casi inglés porque trabajo en una oficina colombiana y vivo en el barrio más latino de la ciudad. Odio que haya tantas opciones de cosas por hacer y lugares por visitar, ¡soy demasiado mala para escoger! Odio que siempre haga tanto frío y esté oscuro, no veo el sol desde que estaba en Bogotá. Odio tener que embutirme en un metro más lleno que Transmilenio, en el que muero de calor por la cantidad de gente y de ropa sumadas a la calefacción. Nunca lo pensé, pero odio esta ciudad. Creo que lo único que me gusta es que cada quien está en su cuento y vale huevo lo que uno haga.

La verdad es que me siento muy sola. En parte porque extraño demasiado a personas que dejé en Bogotá, en parte porque soy tímida y callada y me cuesta socializar con personas que acabo de conocer, en parte porque, inconscientemente, puse una barrera y no dejo entrar a nadie nuevo a mi vida. El punto es que creo que estoy deprimida. No tengo apetito nunca, como solo una vez al día, siempre porciones pequeñas. Los fines de semana a veces se me olvida y puedo pasar dos días enteros a punta de agua. Tengo tanto insomnio que hay días en los que cuando me doy cuenta ya es hora de levantarse. Tengo náuseas y dolor de cabeza constantes. Tengo las defensas tan bajas que me la paso enferma. Como en un capítulo de How I Met Your Mother, varias veces me he puesto a llorar en el metro sin que me importe, pues hay momentos tan overwhelming que simplemente no puedo controlar las lágrimas. No puedo concentrarme en lectura de libros o en el trabajo y, a veces, cuando espero el metro veo ese carril vacío en el que en cualquier momento pasará un tren a toda velocidad, como una solución. Y eso, porque el edificio donde trabajo es demasiado chiquito.

Pero lo peor de todo es que me siento mal por sentirme mal. Es cuando más he notado la autovigilancia de la que habla Foucault. En teoría todo está bien: vivo en la ciudad de mis sueños, trabajo en un lugar en el que muy pocos tienen la oportunidad, no tengo deudas ni problemas de salud y mi familia y amigos están orgullosos de mi; debería ser el momento más feliz de mi vida. Pero la verdad es que no lo es, no puedo evitar estar así o controlarlo y es demasiado doloroso salir todos los días a fingir que me siento bien, sonreír cuando mi mamá me dice por facetime que he adelgazado y, sobretodo, no tener con quien hablarlo.

Me duele la vida. Y temo que en el futuro, cuando vuelva la mirada hacia este momento, asocie las calles de Nueva York, las plenarias de la ONU, el metro, Central Park, mi vida acá, con ese dolor.

 

Libros 2014 y 2015

Érase una vez una Lucía lectora. En su preadolescencia y adolescencia ella leía mucho, incentivada en gran parte por las historias de Harry Potter. Es así como en 2009, ella se unió al reto de leer 50 libros al año, llena de esperanzas y ganas de leer. Lo más cerca que estuvo a cumplir el reto fue en 2010-11, cuando leyó 27 libros. ¡Más de la mitad! Pero la verdad es que la universidad, la rumba y la pereza se apoderaron de su ser y no volvió a ser la lectora que era antes.

Pero no es que ya no lea, sino que es muy difícil terminar los libros. En estos años he empezado a leer un incontable número de libros que quedaron ahí, a medias. Sin embargo, los que termino es porque en verdad me engancharon, y normalmente son libros largos. Por ejemplo, el año que leí 27 libros el promedio de págs era 282 y el año pasado fueron 6 libros pero el promedio eran más de 700 págs por libro. Supongo que todo es relativo.

Aquí va la lista, dirigida a mi más que a nadie:

En 2014 leí:

  1. La sombra del viento – Carlos Ruiz Safón (575 págs)
  2. El beso de la mujer araña – Manuel Puig (288 págs)
  3. Divergente – Veronica Roth (464 págs)
  4. Insurgente – Veronica Roth (288 págs)
  5. A Game of Thrones – George R.R. Martin (864 págs)
Total: 5 libros – 2479 páginas
Promedio de 496 páginas por libro.

En 2015 leí:

  1. A Clash of Kings – George R.R. Martin (1040 págs)
  2. El juego del ángel – Carlos Ruiz Safón (667 págs)
  3. El prisionero del cielo – Carlos Ruiz Safón (384 págs)
  4. El imperio final – Brandon Sanderson (669 págs)
  5. El pozo de la ascención – Brandon Sanderson (785 págs)
  6. El héroe de las eras – Brandon Sanderson (768 págs)
Total: 6 libros – 4313 páginas
Promedio de 718 páginas por libro.
Ahora que estoy en un estado más zen y muy motivada con la lectura espero que este año recupere a la Lucía lectora que sé que todavía está ahí.

Recordar

Etimológicamente, recordar significa volver a pasar por el corazón. Y creo que, a pesar del cambio de significado que ha tenido la palabra con el pasar del tiempo, esta sigue siendo la más adecuada. Al recordar vuelves a pasar algún momento de tu vida por el corazón. Lo que no especifica la etimología es que el corazón nunca se mantiene intacto. Este cambia, y las rupturas, magulladuras y arrugas que acumula el corazón le dan un tinte diferente, una perspectiva nueva a esos momentos. Por eso es que se re-viven. Recordar no es regresar al momento tal y como sucedió la primera vez, sino volver a vivirlo desde un punto de enunciación totalmente nuevo.